No uses tu pasado para excusar tu presente.

Actualizado: may 19



A veces a un deportista le sucede que su cabeza empieza a generar pensamientos de poca valía o autoestima, de inseguridad, duda, miedo, rabia, etc.. , si también a ellos les pasa. De repente y casi sin darse cuenta su concentración se evapora y su rendimiento cae en picado. El entrenador suele preguntarle ¿qué le pasa? Y la respuesta suele ser ¿no lo sé?.


Todo ello informa de que sus condiciones mentales se han debilitado, por lo que sea, pero su fuerza mental desaparece. La técnica es muy importante y saber sus competencias deportivas también, pero si se debilita la mente, las posibilidades de bajar el rendimiento son muy reales.


Un deportista no solamente se enfrenta al juego de su rival sino al de su propia mente que a veces es la que le juega las peores pasadas. A los profesionales, autónomos o empresarios también les sucede. Mientras están en la vorágine del día a día resolviendo ejecutando, dirigiendo…no hay consciencia del desgaste mental que sucede en ellos. El descanso que han de hacer para recuperar la “forma mental” se aplaza y las consecuencias son que un día, de repente, están sin fuerza, sin ánimos y se sienten derrotados.


Esto sucede porque el nivel de estrés se ha sobrepasado y el cuerpo se llena de química toxica. Las responsables, unas hormonas que en elevadas dosis circulando por el cuerpo pueden llevarnos al decaimiento emocional, son las adrenalina y el cortisol.

El entrenamiento de la mente es básico para la obtención de resultados sin restar calidad de vida. Y simplificando, sería como el estar atento a señales en el cuerpo que con un ejercicio de meditación o practicando algo de ejercicio físico evita que se eleven los niveles de las hormonas del estrés.


Y como he empezado este escrito hablando de deportistas es ideal usarlo como metáfora para no columpiarnos ninguno de nosotros en aquello que nos sucedió en el pasado. Arrastramos programas mentales muy antiguos, creencias que no son útiles a día de hoy. No cuestionamos nuestros pensamientos y vamos actuando desde la inercia o un automatismo que nos va limitando de la misma forma que un ordenador.


Entendemos que a un ordenador le hemos de ir instalando programas nuevos cada cierto tiempo, en cambio no somos conscientes de que también a nuestro cerebro le hemos de ir incorporando nuevos programas adaptados a quienes somos en el presente y a lo que sucede.


En deporte se dice que lo que cuenta es el partido que se juega, o sea se habla en presente. No importa si se ganó o perdió en el pasado, el foco y la concentración está en cada partido presente.


Un deportista entrena y mucho, y lo importante para los buenos deportistas es cada competición. Cada competición de “su presente” transforma su pasado y desde luego su futuro. Es compitiendo donde demuestra sus “competencias” es ahí donde sale a flote todo aquello para lo que se ha entrenado. Su fortaleza física va unida a la mental. La física le mantiene la técnica y la mental le recuerda que seguir adelante dando lo mejor de si mismo, es su única opción.

El deportista pasa por fracasos, lesiones y frustraciones que supera concentrándose en cada partido entrenándose mejor, aprendiendo del pasado pero no enganchándose a él.

Su fortaleza mental se muestra en cada acción presente. Ni el pasado ni el futuro debe desenfocarle.


En los negocios es muy similar. Está claro que lo que tienes como experiencia es tu puntal de diferenciación y competencia pero si tu mente no está en condiciones aparece el desenfoque, la ambigüedad, la dispersión…y eso hace que todo lo que sabes y te pertenece como conocimiento pueda quedar deslucido.

No pienses en el éxito. Empieza hoy a tomar acción, hazte competente en tu presente al igual que lo hacen los deportistas, para no arrastrar pasados que no vuelven ni gastar energía en futuros que están por llegar. Piensa el futuro en vez de en el futuro.


No recrees tu pasado, no crees tu futuro. Vívete desde el presente porque desde él, te darás cuenta que puedes intervenir y comprenderás que el futuro que está por llegar será tan sólo un nuevo “presente”. Como su nombre indica vívelo como un regalo dando lo mejor de ti. Hazte competente vengas de donde vengas.

18 vistas

© Copyright 2020- Clara Núñez - Todos los derechos reservados. Aviso legal y protección de datos.

  • Icono negro LinkedIn
  • Negro Twitter Icono
  • Black Instagram Icon